Halloween

zucca-di-halloween-162709      bruja

Halloween tiene una raíz céltica y otra romana.

Los romanos celebraban el descanso y la paz de los muertos, haciendo sacrificios y elevando plegarias a sus dioses paganos, con un día de fiesta denominado Feralia. También dedicaban una festividad a Pomona, la diosa de las cosechas y los frutos.

Pero con anterioridad, ya los pueblos celtas de Irlanda, Gales, Escocia y norte de Francia, celebraban la festividad llamada Samhain, un festival que ocurría entre finales de octubre y principios de noviembre para celebrar el final de la temporada de las cosechas y el comienzo del invierno. Los druidas, sacerdotes célticos con el don de adivinar el futuro, creían que en una determinada noche, la del 31 de octubre, las brujas gozaban de mayor vitalidad e incluso, que los fantasmas de los muertos venían del otro mundo a llevarse consigo a los vivos. Por eso, en la noche de Samhain los druidas preparaban enormes fogatas y hacían conjuros, intentando ahuyentar a los malos espíritus, y la gente dejaba dulces o comida a la puerta de sus casas, en la superstición de que los difuntos se irían contentos y les dejarían en paz.
Cuando el Cristianismo llega a los pueblos célticos, la fiesta del Samhain sufre alguna transformación. En el calendario gregoriano, el 1 de noviembre pasa a ser el día de Todos los Santos; el Samhain, la víspera de Todos los Santos, pasa a denominarse All-hallows Eve y, actualmente, por contracción de la expresión, Halloween; y por su parte, el Día de Todos los Difuntos pasa a ser el 2 de noviembre. Las tres celebraciones juntas, “Eve of All Saints”, “Day of All Saints”, and “Day of All Souls”, se denominan en la tradición irlandesa Hallowmas.

A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses llegan a América. Con ellos llegan su cultura, su folclore, sus tradiciones, su Halloween. A finales del siglo XIX, los Estados Unidos reciben una nueva oleada de inmigrantes de origen céltico. La fiesta de Halloween, en América, se mezcla con otras creencias indias y asi el Halloween incluye entre sus tradiciones el contar historias de fantasmas (telling of ghost stories) y la realización de travesuras (mischief-making), bromas (fortunes) o los bailes tradicionales. La gente comienza a confeccionar disfraces (disguises) o trajes para Halloween (Halloween costumes).

Así, en Estados Unidos, Halloween, evoluciona, se desentiende de la tradición cristiana y se convierte en una noche de misterio, brujas, fantasmas, duendes, espíritus, pero sin que se pierda el ánimo festivo y el buen humor. Una noche de dulces, bromas, disfraces y películas de terror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.