Todas las entradas por Claudio Veneri Molinaro

English and Spanish teacher

La Memoria

Lo tengo en la punta de la lengua… a ver si logro recordarme…

¡La memoria! Algo extraordinario que lamentablemente, a lo largo de los años, empieza a flojear.

¿Qué es la memoria?

Podríamos definirla como la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente.

La memoria es un sistema integrado por tres almacenes o estructuras relacionadas: la memoria sensorial, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. La información entrante sigue una ruta secuencial que la conduce de uno a otro almacén.

La memorias sensorial (MS) es un conjunto de sistemas mnésicos encargado de retener temporalmente la información proveniente de cada uno de los órganos de los sentidos: la vista (memoria icónica), el oído (memoria ecoica), el tacto (memoria háptica).

La memoria icónica es un sistema que se limita a hacer un registro exacto de las características físicas del estímulo visual (posición espacial, tamaño, color, forma). Una parte significativa del almacenamiento icónico se llevaría a cabo a nivel de las células fotorreceptoras de la retina: los bastones (responsables de la visión en blanco y negro) y, en menor medida, los conos (que permiten la visión en color).

La memoria ecoica procesa información sonora en lugar de visual. La estimulación visual (por ejemplo, una fotografía) tiene lugar en una dimensión espacial que permite a la persona captar la información instantáneamente, de un vistazo. En cambio, la estimulación auditiva (por ejemplo, una conversación) se produce en una dimensión temporal que obliga a una presentación secuenciada de la información contenida en ella.

La memoria háptica es un almacén mnémico que trabaja con información de tipo táctil, y por tanto con sensaciones como el dolor, el calor, el picor, el cosquilleo, la presión o la vibración.

La información es transferida desde los almacenes sensoriales a otra estructura mnésica, conocida como memoria primaria o a corto plazo (MCP). La MCP tiene un tiempo de persistencia mayor que el de los almacenes sensoriales, aunque solamente abarca algunos segundos (entre 15-30 seg). Tal intervalo temporal puede ampliarse mediante estrategias de repaso o repetición del material retenido en este almacén.

Los datos codificados en la MCP pueden ser transferidos a un tercer almacén mnésico, la memoria a largo plazo (MLP) o memoria secundaria. Esta estructura de memoria tiene una capacidad de almacenamiento ilimitada; en ella, a modo de biblioteca, la información se halla organizada, facilitando así su acceso cuando resulta oportuno. La información contenida en la MLP tiene un carácter permanente.

Preguntas:

¿Qué es la memoria icónica?

¿Qué es la memoria ecoica?

¿Qué es la memoria háptica?

¿A qué sirven las estrategias de repaso?