Archivo de la categoría: Uncategorized

CEREBRO / BRAIN

Brain_1   Brain_2 (fig.1 y 2)

Cerebro / Brain

Hoy y en las semanas siguientes voy a centrar mi atención sobre el cuerpo humano, de manera sencilla y entretenida.

Empecemos por la cabeza, y precisamente por el cerebro. (fig.1 y 2)

 ¿Dónde se halla?  En la parte superior del cráneo.

Cosas útiles que hace. Emite señales, emociones, controla lor recuerdos, los sueños, da órdenes y piensa a una velocidad increíble. Para actuar de forma rápida se sirve de un conjunto de fibras elásticas y resistentes que transmiten impulsos: nervios. Los nervios llevan informaciones al cerebro y transmiten las órdenes del cerebro al resto del cuerpo.

Detalle poco agradable: las células empiezan a morir tan pronto como una persona nace. Por suerte que tenemos una reserva de unos 15 mil millones de células, suficientes para una larga vida. Podrías vivir más que Matusalén! (fig. 3)

Tenemos tres veces más que un gorila y 7 millones de veces más que un insecto.

Si tu cerebro es extraordinario por fuera, lo es aún más por dentro. Es como un edificio de grandes oficinas, con muchas habitaciones y con gentes haciendo cosas que no entiendes.

Bien, vamos a dar un paseo a través de ellas. No toques nada, podrías tener jaquecas! Ver más.

Today and in the following weeks I will focus my attention on the human body, in a simple and entertaining way.

Let’s start with the head, and precisely with the brain. (fig.1 y 2)

Where is it?  In the upper part of the skull.

Useful things he does. It emits signals, emotions, controls memories, dreams, gives orders and thinks at an incredible speed .To act quickly uses a set of resilient elastic fibers that transmit impulses: nerves .The nerves carry information to the brain and transmit the orders of the brain to the rest of the body.

Unpleasant detail: the cells begin to die as soon as a person is born .Luckily we have a reserve of about 15 billion cells, enough for a long life. You might live more than Methuselah. (fig. 3)

We have three times more than a gorilla and 7 million times more than an insect.

If your brain is extraordinary on the outside, the inside is even more extraordinary. It’s like a big office building with lots of rooms and people doing things you don’t understand.

Well, let’s have a guided tour through the offices. Don’t touch anything, you might have a bad headache. See more.

 

 

Matusalén(fig.3)

Seguir leyendo CEREBRO / BRAIN

Trick or Treat

halloween

Una de las costumbres más arraigadas la noche de Halloween entre los niños (y mayores) es disfrazarse. Las pandillas de niños van por la calle con sus calabazas, llaman a las puertas y cuando el visitado abre la puerta, lanzan el grito “trick or treat, trick or treat”. La tradición exige que el inquilino de la casa ceda a este chantaje, regalando a los niños todo tipo de dulces y golosinas, haciendo trato (treat) con ellos. De no obrar de esta manera, el vecino se expone a las temibles travesuras (tricks) de los niños disfrazados de esqueletos, zombies, vampiros, momias o brujas.

Halloween

zucca-di-halloween-162709      bruja

Halloween tiene una raíz céltica y otra romana.

Los romanos celebraban el descanso y la paz de los muertos, haciendo sacrificios y elevando plegarias a sus dioses paganos, con un día de fiesta denominado Feralia. También dedicaban una festividad a Pomona, la diosa de las cosechas y los frutos.

Pero con anterioridad, ya los pueblos celtas de Irlanda, Gales, Escocia y norte de Francia, celebraban la festividad llamada Samhain, un festival que ocurría entre finales de octubre y principios de noviembre para celebrar el final de la temporada de las cosechas y el comienzo del invierno. Los druidas, sacerdotes célticos con el don de adivinar el futuro, creían que en una determinada noche, la del 31 de octubre, las brujas gozaban de mayor vitalidad e incluso, que los fantasmas de los muertos venían del otro mundo a llevarse consigo a los vivos. Por eso, en la noche de Samhain los druidas preparaban enormes fogatas y hacían conjuros, intentando ahuyentar a los malos espíritus, y la gente dejaba dulces o comida a la puerta de sus casas, en la superstición de que los difuntos se irían contentos y les dejarían en paz.
Cuando el Cristianismo llega a los pueblos célticos, la fiesta del Samhain sufre alguna transformación. En el calendario gregoriano, el 1 de noviembre pasa a ser el día de Todos los Santos; el Samhain, la víspera de Todos los Santos, pasa a denominarse All-hallows Eve y, actualmente, por contracción de la expresión, Halloween; y por su parte, el Día de Todos los Difuntos pasa a ser el 2 de noviembre. Las tres celebraciones juntas, “Eve of All Saints”, “Day of All Saints”, and “Day of All Souls”, se denominan en la tradición irlandesa Hallowmas.

A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses llegan a América. Con ellos llegan su cultura, su folclore, sus tradiciones, su Halloween. A finales del siglo XIX, los Estados Unidos reciben una nueva oleada de inmigrantes de origen céltico. La fiesta de Halloween, en América, se mezcla con otras creencias indias y asi el Halloween incluye entre sus tradiciones el contar historias de fantasmas (telling of ghost stories) y la realización de travesuras (mischief-making), bromas (fortunes) o los bailes tradicionales. La gente comienza a confeccionar disfraces (disguises) o trajes para Halloween (Halloween costumes).

Así, en Estados Unidos, Halloween, evoluciona, se desentiende de la tradición cristiana y se convierte en una noche de misterio, brujas, fantasmas, duendes, espíritus, pero sin que se pierda el ánimo festivo y el buen humor. Una noche de dulces, bromas, disfraces y películas de terror.

La ONU invita a comer insectos para combatir la obesidad

La ONU invita a comer insectos para combatir la obesidad

 

En todo el mundo se consumen 1.900 especies de insectos, la mayoría de ellos en África y Asia. Naciones Unidas acaba de sugerir que extender esta práctica a países occidentales podría ayudar a combatir la obesidad y mejorar el medioambiente; y combatir, al mismo tiempo, el hambre en el mundo.

La idea la ha sugerido el departamento forestal de la FAO (la organización de la ONU para la alimentación y la agricultura), durante una Conferencia Internacional sobre Nutrición y Seguridad Alimentaria en Roma (Italia). “En las culturas occidentales tenemos prejuicios y pensamos que como los insectos se comen en países en desarrollo no pueden ser buenos”, admite Arnold van Huis, de la universidad holandesa de Wageningen, y autor de un informe que defiende esta tesis.

Este documento sostiene que muchas especies de insectos contienen la misma cantidad de proteínas y minerales que la carne y el pescado, pero además son ricos en algunos ácidos grasos que han demostrado sus beneficios para la salud.

Eva Muller, representante de la FAO, ha recordado que cada vez son más los restaurantes occidentales que incluyen insectos en sus cartas; como los saltamontes del danés Noma, considerado el mejor restaurante del mundo. Pero además de ayudar a combatir la epidemia de obesidad en los países industrializados (que afecta ya a 500 millones de personas), la FAO considera que el consumo de insectos supondría un menor daño ecológico, ya que su producción requiere menos tierras y emisiones de gases a la atmósfera.

El Mundo

Origen del día de San Valentín

Origen del día de San Valentín

Hubo un emperador romano llamado Valente, quien gobernó desde el 364 d.C. hasta el 378, él tenía un hermano mayor que se llamaba Valentiniano.

Mientras Valente gobernaba las provincias Orientales del Imperio con capital en Constantinopla, Valentiniano gobernaba las provincias Occidentales con capital en Milán.

En esa época eran constantes y periódicas las persecuciones de los cristianos y la Iglesia cristiana siempre ha recordado a sus mártires y a menudo les ha recompensado con el título de Santo, y los días en que eran ejecutados eran declarados sagrados en su memoria. Ahora por ejemplo cada día del año tiene sus mártires o santos correspondientes. Por supuesto en ese tiempo muchos cristianos (incluidos los mártires) eran de descendencia romana y tenían nombres romanos. Al menos dos de estos mártires se llamaban Valentinus (Valentín para nosotros) y el día en que se conmemoraba su memoria era el 14 de Febrero, que se recuerda por lo tanto como el día de San Valentín

En la antigüedad, la mortalidad infantil era bastante elevada de modo que era importante tener muchos hijos. Por lo tanto, las personas que, por cualquier razón, tenían pocos hijos o ninguno se consideraban a sí mismas como malditas o bajo alguna maldición y se sometían a ritos religiosos o místicos para asegurarse la fertilidad. Los romanos tenían un lugar sagrado donde (según la leyenda) la loba había amamantado a Rómulo y Remo, el prímero de los cuales fundó Roma. Ese lugar era llamado el Lupercal, de la palabra latina lupus, que significa ‘lobo’.

En ese lugar, todos los 15 de Febrero tenía lugar una celebración llamada Lupercalia, durante la cual se sacrificaban animales. Se preparaban correas con tiras ensangrentadas de la piel del animal y los sacerdotes corrían entre la multitud golpeándola con esas correas. Se creía que los que recibían golpes se curaban de la estirilidad. Naturalmente, la gente que quería hijos concurría en masa a la celebración y luego iban corriendo a casa a ‘trajinar’ para tener el hijo. En consecuencia, las festividades lupercalianas estaban asociadas con el amor y el sexo.

En el año 494, el papa Gelasio prohibió esta celebración pagana, pero las prohibiciones nunca salen como uno quiere, y el festival continuó bajo otro nombre. Así que el festival lupercaliano del 15 de Febrero pasó al 14 de Febrero, día de San Valentín (seguramente porque éste era un santo muy popular). Más tarde se crearon leyendas para explicar que San Valentín era protector de los enamorados, una manera de esconder el rito antiguo de la fertilidad.

Y ha llegado hasta nuestros días… aunque ahora no nos dedicamos a que nos azoten con tiras de animales ensangrentadas, estamos en la época del consumismo y es más rentable para las grandes empresas que gastemos el dinero en felicitaciones, pulseras, anillos o cualquier otro objeto.   🙂

The Legend of St. Valentine

The Legend of St. Valentine

The history of Valentine’s Day–and the story of its patron saint–is shrouded in mystery. We do know that February has long been celebrated as a month of romance, and that St. Valentine’s Day, as we know it today, contains vestiges of both Christian and ancient Roman tradition.

But who was Saint Valentine, and how did he become associated with this ancient rite?

The Catholic Church recognizes at least three different saints named Valentine or Valentinus, all of whom were martyred. One legend contends that Valentine was a priest who served during the third century in Rome. When Emperor Claudius II decided that single men made better soldiers than those with wives and families, he outlawed marriage for young men. Valentine, realizing the injustice of the decree, defied Claudius and continued to perform marriages for young lovers in secret. When Valentine’s actions were discovered, Claudius ordered that he be put to death.

Other stories suggest that Valentine may have been killed for attempting to help Christians escape harsh Roman prisons, where they were often beaten and tortured. According to one legend, an imprisoned Valentine actually sent the first “valentine” greeting himself after he fell in love with a young girl–possibly his jailor’s daughter–who visited him during his confinement. Before his death, it is alleged that he wrote her a letter signed “From your Valentine,” an expression that is still in use today. Although the truth behind the Valentine legends is murky, the stories all emphasize his appeal as a sympathetic, heroic and–most importantly–romantic figure. By the Middle Ages, perhaps thanks to this reputation, Valentine would become one of the most popular saints in England and France.

 

Origins of Valentine’s Day: A Pagan Festival in February

While some believe that Valentine’s Day is celebrated in the middle of February to commemorate the anniversary of Valentine’s death or burial–which probably occurred around A.D. 270–others claim that the Christian church may have decided to place St. Valentine’s feast day in the middle of February in an effort to “Christianize” the pagan celebration of Lupercalia. Celebrated at the ides of February, or February 15, Lupercalia was a fertility festival dedicated to Faunus, the Roman god of agriculture, as well as to the Roman founders Romulus and Remus.

To begin the festival, members of the Luperci, an order of Roman priests, would gather at a sacred cave where the infants Romulus and Remus, the founders of Rome, were believed to have been cared for by a she-wolf or lupa. The priests would sacrifice a goat, for fertility, and a dog, for purification. They would then strip the goat’s hide into strips, dip them into the sacrificial blood and take to the streets, gently slapping both women and crop fields with the goat hide. Far from being fearful, Roman women welcomed the touch of the hides because it was believed to make them more fertile in the coming year. Later in the day, according to legend, all the young women in the city would place their names in a big urn. The city’s bachelors would each choose a name and become paired for the year with his chosen woman. These matches often ended in marriage.

Casas encantadas

Según dice una antigua y ubicua tradición, cuando el dolor, el sufrimiento, el miedo y la humillación se concentran en un lugar determinado y el imaginario local, así como sus crónicas y testimonios, pueden dar cuenta de todo ello, lo más probable es que esa comunidad lo termine convirtiendo y etiquetando como un “lugar encantado o embrujado“.

Así, pues, castillos, hospitales, abadías, mansiones, hoteles, cementerios y campos de batallas, adquieren un status diferente y el misterio se transforma en el componente más importante y definitorio del lugar.

Desde que nacemos historias de este tipo convocan nuestro interés e imaginación; y tal vez sea el miedo a la muerte y a lo desconocido lo que alimenta la atención y la atracción por esos temas. Antes, transmitidos de boca en boca en torno a un fogón o a una sobremesa comunitaria. Hoy, frente a la pantalla de una computadora conectada a Internet, reeditando la vieja práctica, pero en una situación de individualismo total y absoluto. Casi alienante.

Claro que el temor por esos “sitios encantados” es inversamente proporcional a su tamaño. Cuanto más grandes, más raros. Cuanto más grandes, más miedo. Característica ésta que ha sido profusamente explotada por la literatura y después por el cine de horror. Aunque hoy en día, los cultores del misterio, que son legiones en el mundo de la televisión, parecen haber reorientado su atención a sitios más pequeños (departamentos, complejos habitacionales de un solo ambiente, incluso casas de familia de clase media y baja) en un intento por llevar ese horror tan buscado a todos los sectores sociales (y ya no tan sólo a la aristocracia, que parecía tener el monopolio, especialmente durante el período victoriano). Claro que todo esto fue en detrimento de su impacto dramático; o al menos en un mayor esfuerzo literario por implantar lo sobrenatural en espacios que, de por sí, no “meten miedo“.

Convengamos que un amplio salón amueblado con mesas, sillones, arañas, alfombras y modulares de madera oscura y contextura pesada son mucho más efectivos que la cocina o el lavadero de un monoambiente en el que cuelgan, secándose a la vista de todos, repasadores, camisetas y bombachas de los dueños de casa.

El escenario lo es todo. El contexto genera significado. Ningún “paisaje” es neutro por completo. Son el producto de nuestro propio imaginario. Una construcción cultural. Por eso, los sitios abandonados, en ruinas, aislados e inmensos, convocan a mayor cantidad de fantasmas; y todo esto se constituye en un fenómeno cuyos tópicos ya los encontramos delineados en el mundo antiguo, en donde griegos y romanos trazaron para occidente sus primeras y más perdurables líneas argumentales.

Los fantasmas son entidades muy conservadoras, además de poco viajeras. Suelen aferrarse a un lugar de manera permanente. Tan conservadores son que se niegan a reconocer los cambios que se operan en sus escenarios tradicionales, insistiendo atravesar puertas, ventanas y pasillos sellados (o ya inexistente).

Los fantasmas y las casas encantadas son los paladines de la lucha contra el racionalismo moderno y, tal vez, los primeros síntomas (lejanos y tímidos) de una posmodernidad, hoy extendida en casi todos los campos.

 Fernando Jorge Soto Roland   

Monografias.com